Crowdsourcing. Caso Quirky

Hace un año aproximadamente tuve la ocasión de conocer de primera mano Quirky. Fue con motivo del EEC12 (por cierto, este año no te puedes perder el EEC13). El caso de esta empresa me impresionó bastante pero me quedó la duda rondando, ¿qué es realmente eso del crowdsourcing? Según Jeff Howe, uno de los primeros autores en utilizar este término, es una convocatoria abierta para que una comunidad realice de forma autoorganizada una determinada tarea o desarrollo. Las redes sociales han posibilitado que cada vez sean más habituales este tipo de iniciativas que las hay de todo tipo de colores y sabores.

Una iniciativa curiosa de crowdsourcing fue la impulsada por la universidad de Rouen que logró convocar a cientos de fans de todo el mundo que, voluntariamente, trabajaron durante dos años para transcribir y digitalizar las 4500 hojas manuscritas por Flaubert para Madame Bovary. O el veterano programa SETI@home que gracias a la colaboración de millones de ciudadanos rastrea señales de vida extraterrestre…

Pero volvamos a la tierra. En esta línea también trabaja Quirky, una plataforma destinada a los inventores, esas personas que tienen una genial idea que mejorará el mundo pero que no disponen de la infraestructura necesaria para llevarla a cabo. La mecánica de funcionamiento es muy sencilla. El usuario sólo tiene inscribir su idea (directamente en la web o a través de una app) que puede ser un garabato, una fórmula o un simple “sería genial hacer esta cosa realidad”. En este momento comienza la fase de votaciones en la que los usuarios escogen aquellas propuestas que más les gustan. Cada jueves, se celebra un debate que se puede seguir en streaming en sus oficinas centrales en Nueva York. En él, además de un equipo de expertos de la compañía, participan los miembros de la plataforma y se decide sobre cuál de las propuestas comenzarán a trabajar.

Brainstorm quirky

Los ‘inventores’ cuya idea es escogida pueden, a partir de este momento, participar en todo el proceso: desde la investigación al desarrollo, el diseño, el nombre o la distribución. Pero no sólo ellos, también se pueden sumar otros miembros de la comunidad con sus aportaciones en alguna o varias de las fases del proceso. Pueden sugerir mejoras, redefinir el diseño, plantear variantes sobre el mismo respecto a materiales, colores… Una vez que el producto está a la venta, Quirky se queda con el 70% de los derechos del producto y el 30% restante se distribuye entre todas las personas que han colaborado en la creación del mismo, en función de la participación.

Ben Kaufman fundó Quirky en 2009 cuando sólo tenía 23 años y la revista Forbes lo acaba de incluir en la lista de los CEO’s menores de 35 años más prometedores de América. Su filosofía era que la gente normal tiene ideas extraordinarias que merecen estar al alcance de todo el mundo.

The Tonight Show with Jay Leno - Season 22

Ben Kaufman en The Tonight Show con Jay Leno

Hoy, Quirky ha desarrollado 389 productos, cuenta con una comunidad de más de 500.000 inventores y recibe una media de 4000 inscripciones de nuevas ideas por semana.

Los artículos están a la venta a través de su web pero también en grandes cadenas como Target, Staples o Toys R Us y portales como Amazon o Fab.com, entre otros.

Y os preguntaréis: ¿Logran los inventores sacar beneficios? Para muestra, un botón. Jake Zien, un chico de 23 años, inscribió en 2010 su idea que acabó llamándose Pivot Power (un ladrón de corriente flexible). En mayo de 2011 salió a la venta y ya se han vendido más de 600.000 unidades, lo que ha supuesto unos ingresos para el inventor de casi 300.000 dólares, correspondientes su 37,68% correspondiente del 30% que la plataforma deja a todas las personas que han colaborado en cada proyecto. Este es el ejemplo que utilizó Ben Kaufman en su presentación en Madrid el año pasado pero no es, ni mucho menos el único. Michael McCoy, un ingeniero de 29 años, lanzó su idea, una funda de goma para iPad, a la plataforma una semana antes de que la tableta de Apple saliera a la venta. El desarrollo del invento que acabó llamándose Cloak se realizó en un mes. Las primeras 1.500 unidades vendidas le supusieron a su creador 6.700 dólares de ingresos. Hoy, ya se han vendido más de 14.000 Cloaks. Hagan ustedes la regla de tres. A Stephen Stewart, un abogado británico, su invento en Quirky le ha servido para incrementar su patrimonio en más de 330.000 dólares. Se trata de un sencillo artilugio que sirve para ordenar los cables en el escritorio llamado Cordies del que ya se han vendido más de 400.000 unidades.

Sigo este proyecto con mucho interés y creo que por aquí hay otra vía de cambio muy significativa para el comercio electrónico. El crowdsourcing puede cambiar las reglas de producción-distribución existentes.

Otro caso es Adtriboo, la mayor comunidad hispana de creativos con más de 123.000 profesionales. Yo personalmente lo he usado con excelente satisfacción para crear la imagen corporativa y web de Lonesome Digital, mi proyecto actual. Te animo a que lo conozcas y lo pruebes.

¿Qué te parece esta plataforma? ¿Conoces alguna iniciativa similar en el ámbito del comercio electrónico?

 

 

http://www.quirky.com/

 

Nacho Somalo
Emprendedor. Veterano del ecommerce en España. Digital Advisor para empresas y profesor de escuelas de negocio en ratos libres
Nacho Somalo
Nacho Somalo
Nacho Somalo

Latest posts by Nacho Somalo (see all)

6 Comentarios

  1. Quirky es, junto con Fab y Etsy, uno de mis ecommerce favoritos.

    Además, me parece que cubren tres de lo estadios más relevantes por los que pasa un retailer: innovar (Quirky), crecer (Fab) y reciclarse (Etsy. Casi literalmente, en este caso).

  2. Pingback: Innovación abierta | Nacho Somalo

  3. Ésta web es increíble, descentraliza la producción y distribuye los beneficios.
    Con respecto al tema de robo de ideas y patentes les da un poco igual ya que tienen una estructura montada que les permite desarrollar los productos de una manera mucho más rápida y eficiente que cualquier competidor.
    Yo ya tengo un perfil, éstas son mis ideas:
    http://www.quirky.com/carlos-anton/ideas
    Se agradecen votos, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>