La formación del futuro

La velocidad con la que el mundo evoluciona es cada vez mayor y el tiempo en el que se adoptan las nuevas tecnologías es cada vez menor. Por poner un ejemplo, es bien conocida la enorme diferencia de plazo en la adopción de innovaciones como la televisión y el teléfono móvil. Esta aceleración implica que gobiernos, empresas y personas deben tratar de adaptarse a ese ritmo.

¿Qué ocurre con la formación?

A lo largo de nuestra historia, la formación se ha ido tratando de adaptar a las necesidades del mercado laboral. Estos cambios hacen que unas profesiones desaparezcan y otras nazcan. Mientras este ritmo de cambios era más o menos lento, los modelos formativos no tenían tantos problemas para adaptarse.

Pero, ¿qué está ocurriendo en los últimos años?

Vemos como la formación en los colegios ha tratado de evolucionar, con poco éxito en mi opinión, como las universidades públicas aderezan sus programas con algunas asignaturas nuevas, o como los centros privados crean programas combinando cursos ya existentes y añadiendo asignaturas nuevas. El problema es que, salvo excepciones, el resultado sigue siendo desastroso.

Los recién licenciados terminan sus carreras sin saber nada. Tienen que seguir formándose (en programas que no están preparados para lo que el mercado laboral necesita) o aprender en el trabajo.

Esto además de suponer un fracaso y una pérdida de tiempo y dinero, es algo que las empresas no se pueden permitir (y mucho menos en esta época de crisis).

Los títulos oficiales cada vez tienen menos valor. Lo importante es que seas capaz de demostrar lo que sabes hacer. De nada te sirve tener carrera y máster si, cuando llegas a una empresa, no eres capaz de aportar valor desde el minuto uno.

Las empresas necesitan que las personas que se incorporen a su plantilla, rindan desde el primer momento. Les contratan para solucionar un problema o cubrir una carencia, no para formarlos.

La conclusión está clara:

 La formación y el mercado laboral están desacompasados. La formación no evoluciona al ritmo que demanda el mercado.

To educate

 ¿Cómo podemos tratar de solucionar este problema?

  1. Necesitamos una mayor conexión entre el mercado laboral y los centros de formación.
  2. Profesorado: la mejor manera de crear esta conexión es a través de profesionales en activo que dan clase. Lo expreso de esta manera algo compleja, porque el matiz es importante. No es lo mismo profesores que estén más o menos al día, que profesionales en activo que den clases.
  3. Los centros de formación se tienen que adelantar a lo que demande el mercado, no ir por detrás.Actualmente la evolución y creación de nuevos programas formativos es, en su inmensa mayoría, reactiva. Es decir, se crean los programas cuando la tendencia ya está asentada, cuando la demanda esta ‘asegurada’.Los centros de formación, deben ser proactivos e innovadores en sus programas. Deben ser capaces de analizar las tendencias para adaptar su oferta a la realidad del mercado en el momento que los cambios se producen.Esta es la única manera de que el alumno llegue preparado (e incluso vaya por delante), para lo que le vayan a demandar en su puesto de trabajo.
  4. Acercar la realidad a las aulas: en todas las fases de la educación de una persona (colegio, universidad, postgrados,…), debemos presentar la realidad tal cual es, y lograr que los alumnos se enfrenten a ella.Los modelos teóricos que funcionan perfectamente sobre el papel o memorizar temarios interminables, pueden cumplir su función en un momento determinado. Pero lo que realmente aporta a la hora de asimilar un concepto es enfrentarse a el.Las clases deben ser 100% prácticas. Empezando por orientar la teoría a explicar los aspectos prácticos, y planteando casos prácticos con ejemplos reales (no casos prácticos ‘perfectos’, en los que todo cuadra y la foto final es perfecta).

 

 

Tristán Elósegui
Trabaja en Internet desde el año 1.999 en empresas como Digital+, ING DIRECT, Vocento (abc.es) y agencias como Secuoyas, Click! Marketing y Ruiz Nicoli. VP of Strategy en @icrossingespana e @icrossinglatam, Socio en @kschoolcom
Tristán Elósegui
Tristán Elósegui
Tristán Elósegui

Latest posts by Tristán Elósegui (see all)

7 Comentarios

  1. Gracias Tristán!! Es todo un placer y un honor tenerte de invitado en mi blog. Como siempre un post con carga de profundidad! Bastante de acuerdo en casi todo pero voy a meter una nota discordante:

    Creo que si puede y debe haber profesores profesionales. Estos necesitan estar al día desde luego. Creo que aportan un nivel de reflexión e investigación que un profesional en activo no puede hacer normalmente. También discrepo algo en que no creo que la formación de grado deba ser igual que el postgrado. En el grado creo que hay que hacer a la gente pensar y desarrollar actitud crítica y eso en una primera etapa se hace bien sobre la base de las ideas y conceptos. Como bien dices hay un método para cada momento del aprendizaje.

    En todo caso estos son dos matices por que comulgo con la filosofía de lo que planteas y con la inmensa mayoría de tus comentarios y afirmaciones.

    Una vez más mil gracias!!!

  2. Noemí Trimiño dice:

    De acuerdo en varios puntos, aunque como Nacho, discrepo en el concepto de profesor que planteas.
    Está claro que vivimos en la cultura de la inmediatez, donde queremos resultados ya, aunque estos a veces supongan soluciones efímeras y poco perdurables a largo plazo.
    Pero creo que el profesorado universitario, si bien debe estar al día en lo que demanda el Mercado, el fin de la formación académica universitaria, no es preparar personal cualificado para lo demandado en ese momento, (de nuevo cultura de la inmediatez), porque entonces produciremos mentes que desarrollan trabajo mecánicamente y especializadas sólo en aquello que en ese momento se demandó.
    La Universidad es un espacio de reflexión, investigación y crítica, y sólo formando a los alumnos sobre esos axiomas conseguimos gente competente capaz de desvolverse en situaciones adversas o sobre aquellas que no había operado nunca.
    Un saludo!

    • Desde luego el sistema educativo debe dar respuesta a cada necesidad en cada momento. Sin duda comparto que hay una etapa y un perfil profesional donde se debe “educar” el espíritu crítico y la capacidad de pensar por encima de la “técnica” profesional. Ahora bien en postgrado, al igual que en formación profesional, la formación en muchos tiene un fin más capacitador. pero para eso también debe haber oferta para todos los gustos y necesidades por que si alguien está pensando en un doctorado entonces la clave vuelve a ser la capacidad crítica e investigadora. Un debate apasionante!

  3. Un debate muy necesario. Quisiera llevarlo a un punto anterior si cabe, porque nos estamos yendo a lo que se aprende antes de empezar a trabajar, pero es un problema que se arrastra desde primaria. Nunca antes se tuvo la oportunidad de desarrollar una identidad digital desde etapas tan tempranas, y creo que no sólo en la educación universitaria, sino mucho antes, es necesario proveer al alumnado de nuevos conocimientos y destrezas. La gestión de esta identidad digital, y trabajar la inteligencia emocional y la empatía, es mas importante ahora de lo que nunca ha sido.

    Ahora que vemos que el nivel en matemáticas y lectoescritura está bajo mínimos, estas habilidades son primordiales para gestionar y analizar nuestra identidad digital, y para investigar sobre las áreas de conocimiento que nos interesan. La formación autodidacta cobra una importancia mayor que nunca, con herramientas nuevas a nuestro alcance que cambian por completo las reglas del juego. Enseñar a las generaciones mas jóvenes a sacar partido a estas herramientas, y a conducirse de forma apropiada por un medio en el que cualquier cosa puede quedar “escrita en piedra”, es una batalla muy difícil, pero que hay que empezar a luchar ya.

  4. Este es un tema muy rico para el debate.

    Por un lado, estoy muy de acuerdo con lo que dice Tristán “Los centros de formación se tienen que adelantar a lo que demande el mercado” y eso creo que también viene ligado a que el profesorado esté activamente dentro del mercado. Sería lo ideal, si.

    Y eso también viene ligado a primaria, secundaria o la universidad. ¿ hay profesores especializados? Yo creo que en general, no. Y cuantos casos hay de profesores impartiendo materias en las cuales ellos mismos se están autoformando mientras imparten el temario…

    Por otro lado, lo que dice Eduardo en el comentario anterior de que la autoformación cada vez cobra más importancia es cierto. Pero existe la problemática de la “titulitis” (me refiero a España) y es una parte con la que no estoy de acuerdo con el post. Con esta tasa de paro creo que el criterio a filtrar para un contrato laboral es titulos + experiencia. Y ahí es donde patina la autoformación.

    Un saludo a todos!

  5. Pingback: ¿Por qué debo contratarte? | Blog de Marketing Online de Tristán Elósegui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>