La mHealth ya está aquí

Comenzamos el año hablando de los wearable devices como una de las tendencias para 2014. Por cierto, sigo encantado con el “cacharrito”. Lo cierto es que a lo tonto he aumentado sensiblemente mi actividad física y cierto es también que me siento mejor.

Estos gadgets han posibilitado la aparición de aplicaciones cada vez más sofisticadas relacionadas con la salud móvil o mHealth, un mercado en clarísima expansión. En los últimos tres años, este tipo de apps ‘saludables’ se multiplicaron de modo exponencial y, a finales de 2013, se contabilizaban más de 14.000 diferentes. Hasta se celebró una edición de AppCircus (plataforma de apoyo al desarrollo de aplicaciones que organiza eventos y proyectos en diferentes ciudades del mundo, creada por la startup española dotopen) dedicada a este campo en el mes de noviembre en Dusseldorf. Aquí, un jurado formado por médicos, expertos y programadores, premiaron tres aplicaciones: una destinada a personas sordas, otra para facilitar la comunicación de pacientes con afasia y la última para posibilitar el acceso a imágenes de escáner y otras pruebas diagnósticas.

bupa-ok

Dentro del mHealth existen dos grandes ámbitos: el profesional y el del común de los mortales.

Respecto al ámbito profesional, la llegada del iPad a los hospitales y consultas médicas ha supuesto una auténtica revolución. Apps como Medscape cuentan con más de 4 millones de usuarios y otras como iSpO2 logran convertir un iPhone en un pulsioxímetro. En muchos hospitales norteamericanos se ha sustituido el papel o los costosos revelados de radiografías por el soporte electrónico. Por poner un ejemplo, The Ottawa Hospital ha visto cómo la eficiencia, la productividad y el trato con el paciente mejoraban gracias a una aplicación a medida.

La telemedicina también ha experimentado mejoras gracias a los avances tecnológicos y diferentes asociaciones se ocupan de proveer a médicos desplazados a lugares remotos del planeta, tablets que faciliten su trabajo y el seguimiento de los pacientes.

radiology-okPara el público en general, las aplicaciones saludables están cada vez más presentes en el día a día. Más allá de aquellas que monitorizan nuestra actividad cotidiana, desde el tiempo que dedicamos al deporte a las horas de sueño o la calidad del mismo, existen otras más específicas para diferentes colectivos con necesidades especiales. Desde los pacientes con cefaleas a los celíacos, pasando por los diabéticos, todos cuentan con apps avaladas médicamente o por asociaciones oficiales. También existen preventivas para distintas dolencias o aquellas que ayudan a detectar señales de alerta, sin olvidar las de seguimiento para hipertensos o los contadores de pulsaciones.

Pero todo esto no es más que una pequeña parte de lo que está por llegar. Las previsiones dan vértigo, ya que se calcula que este mercado crecerá un 20% anual durante próximos 3 años. Los avances en biometría y los dispositivos asociados, así como la esperadísima llegada del iWatch, posiblemente cambien en gran medida la medicina tal como la conocemos y, sobre todo, el modo en que nosotros tomamos consciencia de nuestro estado de salud. Ya no será necesario ir al ambulatorio o la farmacia para ver si nuestra tensión está en los límites adecuados, por ejemplo y, además, podremos mostrarle al médico en las revisiones, cómo hemos evolucionado.

Desde el punto de vista económico, también se trata de un mercado con grandes posibilidades de negocio. En este sentido, Apple está incorporando a su equipo a personas vinculadas con la salud móvil como Michael O’Reilly o Ueyn Block, y parece estar dando pasos para hacerse un hueco en este terreno.

mhealth-okDesde las instituciones públicas y las aseguradoras también se están resaltando las bondades del mHealth. Según un informe de la Unión Europea se estima que la implantación de prestación de servicios sanitarios (de consulta e información sobre salud) supondría un ahorro al sistema sanitario de unos 10.000 millones de euros para el 2017. En el lado de los contras, se cuestionan los protocolos de seguridad respecto a los datos personales de los pacientes, por un lado por la vulnerabilidad de la información almacenada en nube y, por otro, por la de los propios dispositivos móviles que habitualmente se pierden o son robados.

Estos cambios nos afectan a todos, ya que todos somos y seremos “clientes” de servicios de salud. Crecerá enormemente todo lo relativo a prevención y diagnosis pero también está cambiando de forma drástica la medicina asistencial como hemos comentado. El colectivo médico es un grupo muy acostumbrado a evolucionar en general ya que pasan su vida en continua formación y cambio pero, en muchos aspectos, este tipo de cambio es diferente. Lidiar con un paciente muy bien informado (o que al menos él/ella lo piensa) que cuestiona todo lo que dice y lo contrasta suena a un reto relevante. Supongo que la mayoría se adaptarán encantados pero ya hay muchas voces críticas que no lo ven tan claro.

Nacho Somalo
Emprendedor. Veterano del ecommerce en España. Digital Advisor para empresas y profesor de escuelas de negocio en ratos libres
Nacho Somalo
Nacho Somalo
Nacho Somalo

Latest posts by Nacho Somalo (see all)

Un comentario

  1. Está claro que el mHealth ha venido para quedarse pero ¿no está yendo la tecnología más rápido que la demanda potencial del mercado? En este cambio de etapa que estamos viviendo, todo de nuestro alrededor evoluciona de una forma no proporcional a la adaptación “humana”. Esther.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>