A principios de verano de 2011, Jason Goldberg puso en marcha “La mayor tienda de diseño del mundo”, una compañía de comercio electrónico basada en la venta de productos de diseño exclusivo (desde ropa a artículos de decoración, pasando por joyería, obras de arte o muebles) con ofertas por tiempo y unidades limitadas. Con las ofertas, Daily Flash Sales, la mercancía estaba a disposición del usuario durante 72 horas y los descuentos podían llegar a alcanzar el 70%.

Arrancó con 175.000 usuarios registrados y, en diciembre de 2012, había superado los 12 millones. Por esas mismas fechas, el site había alcanzado 6 millones de visitas únicas al mes. Su nombre: Fab.com

En el informe de la compañía que se publicó el pasado mes de abril, se daban los siguientes datos:

  • 15.000 productos disponibles.
  • Distribución en 28 países.
  • Francia, ha sido el último país europeo en sumarse, con lo que han alcanzado el 99% del viejo continente.
  • Un artículo vendido cada 7 segundos.
  • Un 33% de las compras se realizan desde dispositivos móviles.

Además, anunciaban sus previsiones para este año y, según sus cálculos, sus ingresos van a ser más del doble que los obtenidos en 2012.

Uno de las conclusiones más interesantes de su último informe, era que de los ingresos generados por las ventas, dos tercios se obtenían por búsquedas directas, no por las ofertas “Daily flash”, lo que hacía intuir una nueva tendencia en los consumidores. Más que el descuento o un producto barato, lo que busca el comprador es ese artículo exclusivo o singular que se ajusta exactamente a lo que desea, independientemente de si está rebajado o no.

En esta línea de negocio también encontramos algunas propuestas españolas como mimub.com, mamuky.com (especializada en productos infantiles) o expirit.es.

El pasado 15 de julio, Goldberg anunció en su blog que la compañía ya no iba a enviar correos electrónicos con ofertas diarias y que implantaban el botón “Follow” (un concepto muy similar a los “pins” de Pinterest, incluso en su diseño gráfico). De esta manera, los usuarios registrados en la plataforma, podrían optar a una navegación personalizada según sus gustos o “follows”, una vez seleccionados aquellos artículos o departamentos que les gusta seguir. Se trataba por tanto de un golpe de timón relevante en la estrategia de la compañía que decía “Bye bye daily flashes”

Fab.com en 2012

Fab.com en 2012

De este modo, apostaban fuerte por un modelo de negocio online semejante a The Fancy (Ya hablaremos de ellos en otro post).  Es una apuesta por el descubrimiento, por seguir el diseño: la tendencia, lo original y lo exclusivo… En definitiva, el criterio principal para seleccionar el producto pasa a ser el estilo de vida y el precio queda relegado a un segundo o tercer nivel.  Todo está disponible a golpe de clic pero no es para todos, no es para cualquiera y eso marca la diferencia. Justo el modelo contrario al popularizado por Vente privee, Privalia o BuyVIP. Estas últimas, orientadas a competir con el precio o los descuentos agresivos.

Fab.com en primavera 2103

Fab.com en primavera 2103

Este modelo también se orienta a seguir la tendencia que marcan las nuevas redes sociales, concretamente Pinterest con su fulgurante éxito, donde prima la imagen frente al texto, algo que también ha detectado Amazon, sumándose al carro con Collections (casi un calco del pionero de los tablones y los “pines”). Y no vale una imagen cualquiera. Fab y The Fancy han optado por mostrar sus productos ‘en uso’. No se trata de imágenes silueteadas con objetos descontextualizados. Ahora la ropa la llevan modelos y el fondo ha dejado de ser neutro para convertirse en real. Vemos ambientes urbanos, parques, oficinas, casas… Lo mismo ha ocurrido con los objetos que ahora aparecen en los espacios cotidianos donde se utilizan. Zara, también ha experimentado un cambio en esta dirección y ha implementado en su web los lookbooks en los que sólo se muestran imágenes dispuestas a modo de collage y al pinchar en ellas es cuando se nos muestra la información de producto. Así ya no se ofrece un producto en un entorno frío y ‘sin alma’, se vende una forma de vida asociada al mismo, la que reflejan las imágenes de la web.

Fab.com septiembre 2013

Fab.com septiembre 2013

Posiblemente, siguiendo esta pista, acaban de rediseñar su web y sus aplicaciones para iPad y iPhone. Ahora son mucho más visuales, con fotos de mayor calidad, más grandes, todas las prendas se muestran “puestas” en personas en vez de en ingravidez inerte,… Han creado una línea propia de artículos y han logrado que algunos diseñadores y firmas creen productos en exclusiva para ellos. También han creado páginas específicas de diseñadores y han separado la zona de outlet con descuentos. Por último, además de abrir su primera tienda física en Hamburgo (Alemania), acaban de adquirir la empresa germana Massivkoncept, líder en la fabricación de mobiliario totalmente diseñado por el cliente reforzando de este modo su apuesta por lo personalizado y exclusivo.

¿Cuáles son vuestras previsiones? ¿Qué modelo logrará perpetuarse en el futuro?