El buen paño, en el arca se vende

Escribo estas líneas con una sonrisa. La llamada de Nacho para invitarme a colaborar en su blog que arranca ahora fue una noticia inesperada. Ya sabía que se lanzaba a la aventura, pero no esperaba este ofrecimiento, que fue un honor y que me lleva a escribir este...